La Importancia del Quiromasaje en la Salud

Las culturas más antiguas introdujeron el masaje dentro de su práctica curativa. Un ejemplo seria el masaje chino o Tuina, utilizado para tratar los desequilibrios de la energía y la sangre, ayundándoles a fluir armoniosamente.

La medicina hipocrática incorporaba también el masaje como parte fundamental de la terapéutica en torceduras, distensiones e inmovilizaciones. Galeno preparaba la musculatura de los gladiadores con masaje, y así podríamos seguir con ejemplos del uso de esta técnica en sus diferentes formas y tradiciones, como el masaje Ayurveda o el Thailandes, usado para aliviar el cuerpo y la mente aportando salud.

A día de hoy, el masaje llamado quiromasaje, es una de las técnicas manuales más solicitadas por el público en general, y no solo por los deportistas, en los que el quiromasaje se hace imprescindible para recuperar y preparar la musculatura antes, durante y después de la competición.
Y es que el quiromasaje relaja el cuerpo y la mente, recupera el tono muscular, activa la circulación sanguínea y linfática, recupera la rigidez muscular y articular elimina el dolor, depura la piel, ayuda a expulsar desechos metabólicos, neutraliza desajustes internos vía refleja, descongestiona vísceras, libera hormonas al torrente sanguíneo, equilibra el sistema nervioso simpático y parasimpático, ayuda a reabsorber líquidos estancados, activa la circulación de retorno y alivia el trabajo del corazón, permite más llegada de oxígeno y nutrientes a las células y tejidos orgánicos, favorece la respiración y la digestión, además de los masajes específicos, para partes y órganos concretos.

Leyendo todo esto, y mucho más que podría decirse y demostrarse fisiológicamente, llegamos a la conclusión del gran aporte para la salud que supone el quiromasaje. Pero que requiere de quien lo ejerce unos conocimientos más que suficientes del cuerpo humano y su anatomofisiología, de una destreza manual imprescindible capaz de discernir entre zonas afectadas y sanas; de conocer el orden , la dirección y la presión adecuada de cada maniobra y saber elegir la técnica más apropiada para conseguir lo que se pretende.

En definitiva, ser un profesional cualificado que sepa adaptar su pericia a las necesidades particulares de cada cliente. Ser quiromasajista profesional, no solo es satisfactorio sino importante. El conocimiento y vocación de servicio convierten al quiromasajista en una figura de confianza, un elemento básico para una vida saludable. Para otras necesidades y problemas existen otros profesionales y diplomados.

En Kirosur llevamos 23 años formando a los mejores profesionales del quiromasaje. Lo avala el alto porcentaje de alumnos, nuestros, dedicados profesionalmente a la práctica del quiromasaje. Nuestros cursos son completos y únicos diseñados para lo que pretendemos: hacer del alumno un profesional del quiromasaje. Continuamente incorporamos cursos de técnicas manuales innovadoras que te permitirán una formación continua y global totalmente actualizada. Este año incorporamos a nuestra oferta formativa el Masaje Ayurvedico y el Masaje Tailandes.